El Fin

Y se acabo el cuento,
se acabaron todas las páginas,
las hojas que se llevó el viento,
el eco de los lamentos,
la fuente de las lagrimas.

hoja tras hoja, avanzando
aun cuando se veía la contratapa.
Pero ¿dejamos de leer?
No, en ningún momento.
No importó seguir la marcha.

¿Qué importa ese futuro no incierto?
¿Que importaba la inminencia?
Se avanza paso a paso,
página a página a conciencia,
tratando de ver medio lleno el vaso,
sabiendo que la vida no tiene clemencia.

Y cae la última hoja,
de la adicta obra,
cruel telón en blanco
y buscamos,
en vano y desesperados,
ese continuará por todos lados.

Pero no hay nada,
la hoja sigue en blanco
y sobre ella cae la tapa.
Y sobre esta una mano
definitiva, huesuda, blanca,
cerrando la fatal contratapa.

Y una voz macabra y fría dice
—No conserves la esperanza,
no todos los finales son felices,
Ni todos los cuentos parte de una saga.
Hay historias que cuando acaban, acaban.
Y las huellas,
de nuestro viaje por ellos,
marcada, no en sus páginas,
sino en nuestra alma.

4 respuestas a “El Fin

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s