Sueño desatado

Pasar mi mano por tu rostro,
Oler tu cabello,
Inclinarme y hundirme en tu cuello,
decorar tus hombros
con encajes de besos,
tan delicados, tan etéreos.
Aterrizar mis manos en tus caderas,
comenzar su viaje desde tu tierra,
y subir, sin despegar, hasta tus estrellas.
Y buscar tus labios con los míos,
a ciegas,
sin mirar.
Tanteando apenas,
mientras las manos desatan los nudos,
que aprisionan tus sueños.
Y descender, descender y descender,
hasta que de tan abajo haber llegado,
se toca el cielo otra vez.
Y renunciar a la vista,
para dar paso al gusto,
mientras el tacto hace lo suyo
recorriendo tus curvas.
Envolverse en el arrullo,
que jadeante, incita el sueño,
ese que se sueña despierto.
Mientras el tiempo se hace nuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s