Volar

Que no me dejes solo,
que no voltees,
que mis pies son como un par de papeles.
Como hojas pequeñas,
que a merced del viento,
vuelan y se alejan sin importar el momento.

Sí, lo lamento,
pero no tengas pena.
Ni uno puede esclavizarse
cuando la libertad bulle por tus venas.

Tómame de la mano
y aprieta fuerte
las cosas que valen no se dejan a la suerte.
Que hasta la muerte,
esta a la espera.
De que pasen las horas y me vaya con ella.

Tira la cadena
no temas en herirme.
Te lo pido por todo lo que me quisiste,
y lo que me quieres,
y lo que me quieras,
no creas jamás en el brillo de la estrella.

¿Qué sabe el destino?
¿Qué sabe la vida?
Luchar con uno mismo no es batalla perdida,
cuando otra alma aferra
de la espada el mango,
y la hunde a tu voz,
sin dudar por el llanto.

Clávame a la pared
ensartame en el insectario,
y no me vuelvas a soltar.
Que los que tienen alas,
aun con la mejor conciencia,
las tienen para eso.
para volar,
aunque sea hacía una vela.

 

Fuente de la imagen.