Efímero toque

Cual insecto,
posarme en la flor de tu boca,
tan sólo un instante,
un delicioso tocar,
y, antes que te des cuenta,
echarme a volar.
No vaya a ser como antes
y que esta sensación tan loca
nuble mi intelecto.

y me pierda
de nuevo en la luz de tus ojos
Así como la Actias de aquel mundo muerto
se perdió para siempre,
por la luz y la sombra de la Luna.
No, mejor vuelo lejos aunque cueste,
aunque tenga que dejar atrás mi cuerpo,
Y es que es muy fuerte el antojo
de entrar por esa puerta.

y olvidarme
de todo el mundo y sus cadenas,
caer en tus manos de nuevo,
y arrancarme las alas con fuerza
No, Debo volar lejos.
De vuelta a mi melancolica tierra,
a cuidar de lobos los huesos,
y sobrevolar la tristes almenas
y los ajados estandartes.

Por eso,
efímero toque
y un vuelo.