Una sonrisa, una estrella

Tu sonrisa, una estrella,
tus dientes perfectos,
iluminando la noche,
mi oscura y solitaria noche.

Cada sonrisa, una estrella,
y a mi que me encantan los cielos poblados.
vamos juntos, mano a mano,
desperdigando semillas de risa.

recorramos el mundo cual jardineros,
sembrando semillas en el suelo,
incluso en esos que parecen áridos y secos,
sí, incluso en aquellos.

que a quien luz nos falta,
solemos mirar al cielo.
En busca de la esperanza perdida,
en busca de algún consuelo.

Que hasta una estrella ajena,
ilumina el firmamento,
de los que no llevamos la nuestra propia,
por esto, por eso y por aquello.

Una sonrisa,
una estrella,
vamos,
por un cielo cubierto.

 

Ladrona de sonrisas

Ladrona de sonrisas,
secaste mis reservas con tu partida.
Te llevaste las noches de insomnio,
las expectativas vespertinas.
Apagaste el sol de mis días.
Ahora desayuno tu falta
amielada de rutina.

Ladrona de sonrisas,
con un solo pestañeo
borraste mi pasado y mis recuerdos.
Y con un solo gesto de tus manos,
me colmaste de otros nuevos.

Del sonido de tu boca,
del nivel de tus deseos.
De la grandeza de tu vida,
de la inmensidad de tus sueños.
Y ese espacio que había para mi entre ellos.

Ladrona de sonrisas.
¿volverás algún día a entrar en mi camino?
¿A disfrutar conmigo,
todas aquellas tardes que quedaron pendientes?
a decirme lo que sientes,
de frente,
como antes.

Ladrona de sonrisas,
te fuiste por delante.
Quien sabe, algún día podré alcanzarte,
y recuperar lo que me robaste directo de tu boca.

Tus Risas

No me prives de tus risas,
de tus pozos en el desierto,
¿No ves que de ellas me alimento?
¿No ves que son mi sustento?

¿No ves que son mi sustento?
De las penas son mi Égida,
Si me privaras de tu voz colorida.
¿Que sería de mi vida?

¿Que sería de mi vida,
sin el canto de tu boca?
Ríe, ríe, ríe como loca,
No sabes lo que provoca.

¿No sabes lo que provoca,
cada nota de tu risa en mi cuerpo?
Me reviven cada vez que caigo muerto,
Son mi faro anclados en tu puerto.

Son mi faro anclados en tu puerto,
sin el cual me encuentro perdido.
Si to no ríes, no le encuentro sentido,
a este sacrificio de haberte perdido.

A este sacrificio de haberte perdido,
Por las circunstancias indecisas.
Por favor, por favor, por mi sonrisa,
No me prives de tus risas