Volar

Que no me dejes solo,
que no voltees,
que mis pies son como un par de papeles.
Como hojas pequeñas,
que a merced del viento,
vuelan y se alejan sin importar el momento.

Sí, lo lamento,
pero no tengas pena.
Ni uno puede esclavizarse
cuando la libertad bulle por tus venas.

Tómame de la mano
y aprieta fuerte
las cosas que valen no se dejan a la suerte.
Que hasta la muerte,
esta a la espera.
De que pasen las horas y me vaya con ella.

Tira la cadena
no temas en herirme.
Te lo pido por todo lo que me quisiste,
y lo que me quieres,
y lo que me quieras,
no creas jamás en el brillo de la estrella.

¿Qué sabe el destino?
¿Qué sabe la vida?
Luchar con uno mismo no es batalla perdida,
cuando otra alma aferra
de la espada el mango,
y la hunde a tu voz,
sin dudar por el llanto.

Clávame a la pared
ensartame en el insectario,
y no me vuelvas a soltar.
Que los que tienen alas,
aun con la mejor conciencia,
las tienen para eso.
para volar,
aunque sea hacía una vela.

 

Fuente de la imagen.

Radnased

Y volvió a pisar las falsas calles,
a reflejarse en ojos desconocidos.
La máscara bien puesta,
los sentimientos escondidos.
Los pies bien cubiertos con el manto,
torcidos, dándoles la espalda al camino.

¿Cómo avanzar por el camino,
cuando el lastre es uno mismo?

Y deambuló por las antiguas calles,
sin rumbo ni destino.
¿Para que preocuparse siquiera?
Cuando la idea se ha hecho carne,
cuando se ha vuelto uno mismo,
No hay manera de evitar su sino.

¿Cómo desprenderse del pasado,
cuando alimenta nuestro egoísmo?

y siguió recorriendo su pasado,
a sabiendas que cada paso que daba
lo llevaba más cerca del abismo.
Como una polilla a la llama,
indefenso ante su poderío,
indefenso a su propio masoquismo.

¿Cómo salvar al alma oscura
que gusta de castigarse a si mismo?

Su sombra languidece y se hunde,
el manto vuela bravío.
Se abren las costras nuevamente
por los cristales que adornan el camino.
La mirada se vuelve al escuchar el aullido.
La noche se disuelve,  el rey se ha ido.

Blanca Actias Luna

Un ruido en la noche,
apenas un chasquido.
La cáscara rota,
la larva, al fin, a crecido.

Escondida bajo una máscara,
ha soportado inundaciones,
pisadas y mordiscos,
y un aluvión de emociones.

Surge de su capullo
en dos partido,
empolvada en plateado,
y toques verdemarino.

Blanca Actias Luna,
alza el vuelo buscando su consuelo.
mientras cada batida de sus alas,
provoca en un corazón, tormento.

Así, recorre el cielo la polilla,
en búsqueda de la Luz perdida,
A la sombra de la Luna,
en la tierra de las mentiras.

(source_image)