Diosa

Un espejo en el cielo,
una diosa enmarcada,
una diana plateada
donde dirigir nuestros versos.
Te elevaste de la espuma
del vientre de tu madre
y dominaste,
como una Diosa,
todo lo que tu sombra toca.
Se te honra, día a día,
en verso y en prosa.
y aunque el tiempo te haya,
llevado muy lejos,
donde no te tocan
más que las palabras y sus ecos.
Déjame decirte que aun quedan,
entre riscos y penan,
los que a tu imagen rezan.

Oración

Que el mundo me cierren lo ojos,
para no ver tu sonrisa,
para no verte alegre,
mientras no estoy en tu vida.

Que se me nuble el juicio.
para no entender tu risa,
para no ser testigo
de esas idas y venidas.

Que se esfuerce la vida
en poner tierra y mar entre nosotros,
para que no aparezca un día
y arruine tu dicha.

que me tape la boca
para no tentarte
y me amarré las manos
para de las tuyas no tirarte.

Que me afirme los brazos,
me reprima las ganas,
y apacigüe la rabia
de saber que a otro amas.