El tiempo y las palabras.

Y aquí estamos,
escribiendo en la nada,
lineas efímeras dibujadas en el aire,
letras que algún día morirán en el olvido.
Una breve marca en el tiempo,
en la vida de alguien, un instante.
Donde el tiempo, algún día funesto,
con su garra se llevará el contexto,
la esencia, la fuerza, el alma.
Hasta que ya no seamos ni un recuerdo,
Ni una mella, ni siquiera una llaga.
Donde todo, todo, lo borra el tiempo,
condenadas están las palabras.

Atazagorafobia

No quisiera ser,
la hoja en el otoño de tu mente,
aquella brisa,
que por azares del destino,
rozó apenas tus cabellos,
la cosquilla en tu cuello,
La risa,
que murió antes de ser sonrisa.

No quisiera ser,
esa mancha en el fondo de tu retina,
un deja vu apenas,
una forma vagamente conocida,
una sensación,
apenas un recuerdo,
apenas un segundo de tu vida.

Si vivimos para siempre en los recuerdos,
si mientras se nos piense nuestra historia no termina,
¿No morimos cada vez que alguien nos olvida?
Cada vez que alguien nos efimeriza.
No quisiera ser tu olvido,
no quiero morir en vida.

Ruinas

 

De luz un punto,
una estrella, una mota.
Una hoja que al viento flota.
¿Queda algo más en este mundo?
¿En este sueño en bancarrota?
¿Algo aparte del tiempo inmundo,
que mata todo lo que toca?

Alrededor de la luz la sombra,
el manto del olvido hambriento,
¿Dónde quedó el reino opulento?
¿qué pasó con toda su obra?
los muros nacidos del tormento,
Los lagos brotados del lamento,

Las ruinas de un mundo entero,
¿podrá alzarse la vida en ellos un día?
¿volverá a crecer en el la melancolía?
¿o es verdad que ya esta todo muerto?
¿podrá aquella estrella perdida,
revivir el sentimiento dormido?

Duerme mundo mientras,
abrazado en tu propia sombra.
Duerme, como un niño pequeño.
hasta que llegué de nuevo el día.