Luna llena

Eres como la Luna llena,
Atraviesas el cielo cual radiante esfera,
henchida, dorada, bella, hermosa, de dicha llena.
Alumbrando con tu suave toque cada vida a la que llegas.
Eres una bendita luz enmarcada en la oscuridad del destino,
eres el rielar que, tentador, reluce y brilla al fondo del abismo,
Diana celestial a la que, como dardo perdido, me siento atraído,
destino elegido de mis anhelos y mis más profundos caprichos.
¿Cómo no querer dejar todo de lado y volar por siempre a tu lado?
¿cómo no anhelar caer en tus océanos y ahogarse en tus mares?
trazar con mis propios dedos la suave geografía de tus valles.
¿Cómo no caer perdido en tus inconmensurables encantos?
¿cómo contenerse de no correr tras tu sombra aullando?
Faro de los sueños al que dirigimos nuestros deseos,
tu sola presencia vence al profundo miedo.
Bendita, bella y luminosa doncella
eres como la Luna llena.