Luna nueva

Eres como la Luna nueva,
durante la noche,      sin la luz del sol,
de miradas ajena,                     tímida, escondida,
ese  bello instante                                   es cuando reluces.
Adornan tu cuerpo                                           aquella alba piel,
mil perlas liquidas,                                                surcos plateados.
de tus labios huyen                                                     besos  y  suspiros,
Efímeros,   pompas,                                                  frágiles  mariposas
Eternos, cual tiempo                                                 cual la vida misma.
¿Cómo odiar tu calor?                                               ¿aquel etéreo hielo?
¿cómo no adorarte?                                           ¿cómo no temerte?
¿cómo conformarse?                                    ¿como no añorarte?
¿cómo  contenerse?                                 ¿cómo aguantarse?
De no volar tras de ti,                     detrás de tu estela,
y quedarse  dormido           sobre la fría tierra,
en vez del paraíso   que es tu cuerpo,
brillas más Luna nueva.

Luna menguante

y cuando parte la tarde,
comienzas poco a poco a retirarte,
a esconderte,           a volver a tu refugio
desnudarte                    despojarte del abrigo
al mundo                              promesa de desnudo
sensual                                      que sólo tú disfrutas.
*                                                 Y tras esa firme puerta,
*                                                 tras agraciadas cortina,
a un libro,                            compañero de tus viajes.
bendices,                           con tu dorada compañía.
Mientras nos,                esperamos anhelantes
tu eterna llegada  , tu inminente regreso
Por eso, por tus noches distantes
querida, eres menguante.

Luna llena

Eres como la Luna llena,
Atraviesas el cielo cual radiante esfera,
henchida, dorada, bella, hermosa, de dicha llena.
Alumbrando con tu suave toque cada vida a la que llegas.
Eres una bendita luz enmarcada en la oscuridad del destino,
eres el rielar que, tentador, reluce y brilla al fondo del abismo,
Diana celestial a la que, como dardo perdido, me siento atraído,
destino elegido de mis anhelos y mis más profundos caprichos.
¿Cómo no querer dejar todo de lado y volar por siempre a tu lado?
¿cómo no anhelar caer en tus océanos y ahogarse en tus mares?
trazar con mis propios dedos la suave geografía de tus valles.
¿Cómo no caer perdido en tus inconmensurables encantos?
¿cómo contenerse de no correr tras tu sombra aullando?
Faro de los sueños al que dirigimos nuestros deseos,
tu sola presencia vence al profundo miedo.
Bendita, bella y luminosa doncella
eres como la Luna llena.

Luna creciente

Te levantas creciente,
sonriendo, enseñando los dientes.
abandonando la cama                  sonriendo
mientras las sabanas                             radiante
resbalan por tus curvas                               gibosas.
No sonríes: Eres Sonrisas,                              y risas
Bella y luminosa Midas,                                                 *
vidas ajenas iluminando                                                 *
borrando amarga pena                                    tan sólo
deshaciendo quebrantos                            un toque,
apenas un suave roce                        tus dedos,
apenas uno ligero                    tus manos
sales dichosa, la sonrisa enfrente.
al alba eres creciente.