Corazón de Juguete

Jamás me atrevería,
jamas con tu corazón jugaría.
¿Es que no recuerdas?
¿Que te regalé el mio un día?

Míralo ahí, apretado contra el tuyo.
Tan delicado, tan desprotegido.
¿Como podría jugar con el tuyo,
Si se encarga de sostener al mío?

Desprecia a mis demonios,
que a veces vociferan.
No creas lo que dicen
mis miedos y mis penas.

Y si aun así tienes dudas
o son muy tentadores mis demonios.
Mira en tu interior y pregunta,
consúltale a tus dos corazones.

Quizás mi corazón al tuyo aferrado,
te recuerde la única verdad.
Pase lo que pase mi vida,
nunca te dejaré de amar.