Rumbo a Nuncajamás.

Si el alcohol sirviera
para olvidar,
para alejar el dolor,
¡compañeros!,
hasta Nuncajamás.
¡Que tiemblen los bares!
¡Que teman las tabernas!
habría de gritar.
Hoy a beber,
mañana a zarpar.
A dejar el mundano,
y seguir el soñar,
seguir, ¡compañeros!
hasta Nuncajamás.
Segunda estrella al derecha,
No mirar atrás,
luego recto hasta la mañana,
¡compañeros!
hasta Nuncajamás.
¡Levar los vasos,
izad los codos!
Sumergid el Roger,
sumergidlo hasta el fondo.
que no hay dolor más hondo,
que recordar.
puerto ese donde no se ha de atracar.
Mejor cambiar el rumbo,
navegar en un tonel,
¡compañeros!
hasta Nuncajamás.