Vuelo a Atlantis

Tras el mar, un risco,
un salto en el abismo.
Tras el risco, un muro,
tu necesidad de no verme en apuros.
Tras el muro, un desierto,
el desierto de los sueños muertos.
y tú, como siempre, al centro,
un exilio autoimpuesto.
¿Quién te pidió que me cuidaras,
de tus manos y tus besos?
¿Quién decidió que es lo malo?
¿Quién decidió que es lo bueno?
Sólo por cruzar ese camino,
sólo por llegar a ese centro,
me lanzaré a ese abismo.
¿Quién sabe?
A lo mejor vuelo.