Ascenso y Descenso

Pude no haber sido el mejor de los mortales,
sino todo lo contrario,
pero juro que a tu lado,
me sentí como los titanes.
Y así mismo fue la caída.
Del Olimpo hasta el Infierno.
Se rompió el sueño,
reventó la burbuja.
Se acabó el hechizo
y ¿por qué no?, también la bruja.
Pude no haber sido perfecto,
sino todo lo contrario.
Mas ¿te importó?
ni por asomo,
de todas maneras me amaste.
Estando arriba o estando abajo,
no importaba nada me enseñaste,
sólo te bastaba ser yo mismo,
con mis miedos e inseguridades.
Fui tu Hefesto,
tu Dios imperfecto.
Tu te encargaste de elevarme,
hasta lo alto de los cielos.
La realidad fue Hera,
ella se encargó del descenso.