No regrets

Aunque a veces sienta rabia,
aunque a veces el dolor regrese,
aunque a veces crezca el tormento,
¿sabes? No me arrepiento.
No me arrepiento de haberte metido a mi vida,
de haberte hecho daga
y haberme abierto contigo una herida.
¿Acaso no aprendemos de las caídas?
Y aunque la tuya haya sido caer a un Abismo,
desde el mismo cielo donde me dejaste,
no me arrepiento de nada,
no me arrepiento de encontrarte.
Cambiaste mi vida por completo,
y el dolor convertiste en arte.
Algún día, se alinearan los astros,
y podré salir a encontrarte.
Y con amor vengarme,
Arrebatarte,
y hacer lo que, sin compasión, hiciste conmigo:
Enamorarte.

Déjame acompañarte.

Cuando caigas, cuando no quieras levantarte,
estaré ahí para apoyarte.
De rodillas a tu lado, cuando la pena te embargué,
o cuando no quieras ya mirar hacía adelante,
estaré ahí para ayudarte.

No necesitas estar solo,
no necesitas sufrir solo,
Las cicatrices duelen menos cuando puedes compararlas.
-Mirad esta de la rodilla,
-mirad esta en mi vientre,
-No, mira esta en mi corazón,
-No se compara con esta en mi mente.

Toma mi mano, y si quieres te levanto,
pero también, si quieres, caeré contigo.
caeremos juntos en ese abismo,
y cuando quieras nos elevaremos unidos.

Llora si quieres, beberé tu llanto,
Ríe si quieres y me llenaré de tu encanto.
¡Reclama, grita, vocifera!
o resiste estoica en tu silencio.
Pero toma mi mano y déjame acompañarte.
en tu alivio o en tu tormento.

3006

Doscientos y un años han pasado,
Doscientos y un años de su vuelo,
de sus viajes por sobre el mar,
de su continuo deambular.

Yo la vi en mi torre,
desde mi ventana rectangular.
Tan solo un vistazo,
una mirada fugaz.

Una luna que aun llena,
sonreía sin parar.
Sin siquiera darme cuenta,
me comencé a obsesionar.

Llene mil grimorios con sus datos,
Mil poemas, relatos, odas,
Cantos, ensayos obras.
Acerca de sus ojos de sol.

¿Se puede uno enamorar
de un cuerpo perfecto celestial?
¿Se puede uno enamorar
de aquella que no se puede alcanzar?

Había una manera,
Debía dejar todo atrás.
Pronunciar el conjuro indicado
y en un abismo saltar.

 

Abismo

La Oscuridad está allá abajo, acechante.
mientras yo estoy acá arriba, anhelante.
¿cómo caí en este hechizo?
¿cómo llegue al borde de este precipicio?

En el fondo brilla una luna sonriente,
tentadora y refulgente.
reflejada en algún lago dormido,
en el fondo y en la oscuridad escondido.

Caminé hasta su orilla por propia voluntad,
Por su abismo, atraído y encantado.
Era como estar enamorado,
seducido, inevitablemente, por su peligrosidad.

Salta hacía mí susurraba,
el viento bailando en mi cabeza.
corre, salta, danza, tropieza,
la sonrisa de la luna te recibirá encantada.

¿Cuando debemos escuchar a la brisa?
¿Cuando debemos poner los pies en la tierra?
¿Saltar al vacío y caer sin prisa?
¿Dar vuelta atrás y bajar por la sierra?

Así me quedo al borde del abismo,
vacío e hipnotizado por el deseo.
Doy un paso adelante, vacilo.