Un abrazo

Cuando el hielo en el pecho,
amenaza desbordarse,
cuando el frío de tu alma,
resquebraja la constancia.
Hay una buena lumbre,
para alejar la desesperanza,
un sólo gesto,
y no importa si es verdadero,
o virtual, imaginario,
aunque sea dado desde lejos.
o con fuerza ciclopea,
de esos que amoratan los dedos,
o ligero, como la seda,
como si te tocaran con el canto del aliento.
siempre cálido, siempre tibio,
el antónimo del hielo.
un salvavidas directo al alma,
cuando amenaza el desconsuelo.
Como abriga un buen abrazo,
cuando el cuerpo es el correcto.
Como alivia un solo abrazo,
el dolor del corazon desierto.

 

Anuncios

15 thoughts on “Un abrazo

  1. Totalmente cierto. Aunque, como ingeniero energético, hay algo que quiero matizar.
    La mejor manera de aumentar la transmisión de calor y, por tanto, de hacer más efectivo el calentamiento «abracil», es aumentando la superficie de contacto. Por eso hay abrazos «fríos», que no llegan a conectar, y abrazos perfectos, en los que el otro cuerpo se adapta perfectamente al tuyo a la primera, por costumbre, por empatía natural o porque sí.

    Le gusta a 1 persona

  2. Como dijo un amigo mío “tengo una espiritualidad con los abrazos”. Para mí son muy importantes. Los abrazos no se pueden fingir. En un abrazo se percibe a la otra persona de manera muy directa, si se entrega o no se entrega. La gente se muestra como es.

    Maravillosa oda al abrazo, compañero. Gracias.

    Directo a reblog 😉

    Carlos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s