Caen las estrellas

Del cielo vacío
han caído las estrellas,
tintineando, todas ellas,
al estrellarse contra el suelo.

suenan a desconsuelo,
al llanto de un pequeño,
a la caída de un sueño,
a la soledad forzada.

Y en cada paso que daba,
en mis pies descalzos,
se van clavando los pedazos,
filosos como el silencio.

y mientras ando, pienso.
¿No serán estos los restos,
de lo que alguna vez estuvo en mi pecho?
¿los restos de lo que ando buscando?

Pero aun así, avanzo,
segundo a segundo por el camino,
paso a paso por el destino,
No debemos quedarnos estancados.

Porque sé que en algún lado,
al final de todo este sufrimiento,
alcanzaré ese firmamento,
de donde cayeron estos retazos.

Y dejaré de recoger trozos,
con mis pies desnudos.
Podré al fin ponerlos en el muro,
y admirar, al fin, mi destino,
El principio, el porqué y el final de mi camino.

 

Anuncios

13 thoughts on “Caen las estrellas

  1. Para no perder la costumbre, muy bueno, con imágenes romántico-tristonas (si se me permite ;)), pero con una primera estrofa que me ha acongojado, de verdad: Estrellas cayendo como cristales (como trozos de una copa rota, jeje)… Y utilizas “tintineando”, con lo que me gusta esa palabra 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Bah! Aparte de un lirismo estremecedor y de un hilo perfectamente pergeñado con imágenes muy potente, metáforas estupendas… poco hay.
    Además, creo que exageras. Vamos a ver, el total de estrellas visibles son unas seis mil, nada comparado con el total del Universo.
    Si tu símil hubiese sido «letras caídas de un libro» el libro sería tan escuchimizado que sólo tendría unas cuatro páginas, mil palabras —con la ventaja de que al andar sobre ellas no te pincharías, salvo que sea uno de los ácidos poemas de Gloria Fuertes, viva literariamente en su centenario—.
    Luego sólo tienes que recoger las palabras y volver a unirlas en el mismo orden.
    Claro que la manera correcta, ahora que me doy cuenta, de colocarlas es una entre 1000! —vale que alguna trampa estoy haciendo—, o sea un cuatro seguido de 2.567 ceros. O sea, que harían falta 100 quintillones de universos para tener átomos con los que contarlas. ¡Vaya! Pues al final va a resultar que si es difícil, sí, recoger los trozos y remendarlos.

    Le gusta a 1 persona






    1. CALCULANDO…





      Pues sí, la verdad es que va a ser un trabajo arduo volver a unir todos los trozos, de manera decente y coherente claro, que por ponerlas siempre podemos ponerlas como caigan. No quedara muy bello y ordenado pero el trabajo estará terminado de todas maneras. SIn contar que son trozos gaseosos y encontrarles las orillas a esos…

      Tomo nota, Gloria Fuertes… para entender bien la comparación. Vuela alto vecino.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s