El Cálao de ojos verdes

Hay un agujero en mi pecho,
donde anida demoníaco,
un cálao de ojos verdes,
de plumaje negro y opaco.

No le gusta verte contenta,
ni que disfrutes de la vida,
y se agita, nervioso e inquieto,
cuando ve que sigues tu vida.

Así grazna en mi oído,
sonidos que sólo yo entiendo,
palabras cargadas de dolor e ira,
palabras cargadas de sufrimiento.

—Que la muerte me de su guadaña,
para sesgar las vidas que compartes,
aquellas que vienen llegando ahora
y aquellas que venían ya de antes—

Así que aprieto los dientes,
los puños y los labios,
elevo una oración a la luna
y procuro mirar a otro lado.

Mientras le digo al demonio alado
que tu felicidad es más importante,
que no importa lo que esté pasando,
lo que importa es que vayas andando.

Y doy media vuelta,
un evitar forzado a dejar el abismo,
mientras el pajarraco desde adentro,
se descarga a picotazos conmigo mismo.

Anuncios

14 thoughts on “El Cálao de ojos verdes

  1. Impresionante pájaro (del que no tenía ni repajolera idea), e impresionante poema, que me hace pensar, más que en el cuervo de Poe, en las chotacabras de Lovecraft. Mira tú por dónde, emisarios de aciagos destinos para los humanos…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s