En caída libre

No te aferres a mí,
no te aferres.
ya no hay brazo que me salve,
no hay mano que me atrape,
en esta caída eterna
a la que voluntario me he condenado,
a la que voluntario me he lanzado,
Déjame que caiga solo,
aunque seas tú quien lo ha causado.
Aférrate a la orilla,
a mis mentiras,
a las verdades omitidas
y no dejes que te arrastre.
no a ese infierno acechante,
que me espera en lo profundo.
al otro lado del rielar de tu sombra,
al fondo de tu abismo,
al vacío que deja tu ausencia.
a esa tentadora sonrisa,
que sólo en mis sueños toma consistencia.
No te aferres y déjame perderme,
morir en mis sueños,
y, finalmente, deshacerme de la carne.

(image-source)

Anuncios

10 thoughts on “En caída libre

  1. Lo que has escrito aquí es precioso. Tienes algo único, me ha encantado. Un abrazo enorme y mil gracias por rebloguear una de mis entradas. Significa mucho. Un abrazo y feliz semana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s