En el carromato plateado

Se cubrió ella con su sombrero de bruja,
se alborotó el dorado pelo,
con una sonrisa tímida se acerco a su espejo,
La forma de un mundo envuelto en burbuja.

Se sentó frente al artefacto,
con parsimonia estiro sus brazos.
e invoco al dios de los amores lejanos,
a la Luna perdida y a todos sus astros.
Pestañeó, y la luz dio un respingo.
Acarició el cristal, se dejo llevar,
y observó el fruto de sus caprichos.

Él le miró desde el reflejo,
enmascarado, el manto puesto.
retirando el gesto,
un leve amago de extender la mano.
siempre detrás del cristal de lo soñado.

«Benditas ilusiones, benditos recuerdos,
benditas la magia y sus efectos»,
pensó ella tragándose el anhelo.
Y la imagen despareció con el viento,
el viento de un suspiro con dueño.
Atravesó el carromato plateado el reino,
llevándose a su reina lejos, muy lejos.

Anuncios

13 thoughts on “En el carromato plateado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s