A la sombra de la Luna

Que nadie lo diga en voz alta,
que nadie lo delate.
Que nadie jamás exponga,
su dolor, su pasión su arte.
Su esencia es como el silencio,
que con una palabra se esfuma.
Si llegase a ver la luz del día,
se borrará la sombra de la luna.
Dejad que cante en la oscuridad,
que loe en silencio,
que maldiga al destino y al tiempo,
que maldiga los momentos.
En silencio.
Aunque sus palabras, botes suicidas,
no lleguen a buen puerto.
No lo alumbre ningún faro,
dejad que encalle, no os preocupéis.
que como ya dijo el maestro.
no puede morir, aquello que ya está muerto.

Anuncios

11 thoughts on “A la sombra de la Luna

  1. Todo tiene remedio, menos una cosa, hay brillos y sombras, e incluso entre esas sombras se puede encontrar un halo de vida. Nunca debemos dejarnos vencer. Me encantó tu poema, ahora dedicame una sonrisa desde lejos, que se dibuje en la luna como una sombra con vida. Besos a tu alma.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s