Disfrazada

Dice el cuerpo mentiras,
tratando que suenen ciertas.
mientras, al contrario, el alma,
trata que suenen falsas
las verdades que entrega.

Porque lo que hace el alma,
que no lo sepa el cuerpo.
mientras no se pueda,
que sólo entre tú y el alma
se guarde este anhelo.

Y es que la verdad es una daga,
afilada en el veneno,
rompedora de realidades,
de ciudades,
de mundos enteros.

A escondidas se desnuda la mente,
con máscaras se desenmascaran las palabras,
Y así descansa el alma,
Y la verdad puede fluir finalmente,
disfrazada de mentiras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s