Alma aerea

Y si por ahí, algún día,
flotando a mi alma encuentras.
Sostenla entre tus manos,
dale calor a su tristeza.
Recuerda,
le gusta vestirse de letras
y pasear por todo el mundo,
pavoneándose sin vergüenza.

Si algún día ella se aburre,
de estar en un cuerpo presa,
en este cuerpo que ya nada siente,
que se enmascara de rutina.
Dadle cariño, dadle vida,
acunadla sin pena.

Pero ojo, ten cuidado,
que se encariña con presteza,
y se entrega toda y se deshace,
pues al final se alimenta de penas,
de desengaños,
de pesares,
se relame de los males.

Y se indigesta,
de esa dieta tan funesta.
Gana esencia y pierda fuerza
y se convierte en cantares.
en odas, en sonatas,
en enmascarados poemas.

Si algún día te la encuentras
y vislumbras tras su máscara
la verdad de su tristeza.
No digas nada, o tal vez un poco.
Es recelosa por naturaleza.

Cuidadla hasta que te aburras,
no es difícil librarse de ella,
dale un beso y luego niégalo,
se hinchara de esa ofensa.
y volará, lejos, lejos.
a otro cielo, a otra tierra.
Siempre buscando sin encontrar,
donde se cumplan las promesas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s