PH08

En la octava ostentas en tu pecho,
La palabra Invencible,
Y le doy la razón al emblema,
pues aquí dentro,
en mi corazón, en mi cabeza,
en mi alma o lo que sea,
nada, vida mía, te supera.
Si hasta tú misma apenas te sostienes
de lo mucho que enorme es tu grandeza.
Y debes apoyarte en tu mano,
sobre un pedestal descansando la belleza.
Mientras tus ojos cansados sostienen,
de alguna manera,
tu sonrisa siempre eterna.
En la octava están las ganas
de acunarte entre mis brazos,
de hundirme en tu cuello
y besar tu cuello desnudo.

6 respuestas a “PH08

  1. Sí, dejarse llevar por las ganas y volcarse en besos casi carnívoros: un anhelo doliente. Pero ella asciende por la escalera imperial, fría en consonancia con la piedra, hasta el púlpito desde el que no hablará. Todopoderosa, mira sin ver. Y sin devolver los besos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s