El Renacer es frío

Los ojos cerrados, de frío.
El cachorro niño se acurruca al lado de sus madres, el invierno es inclemente con su frío. ¿Por que él está desprovisto de vello mientras que ella llevan semejante abrigo? Confundido intenta pensar e inconsciente eleva la vista buscando respuesta. El zarpazo no se hace esperar y le devuelve a la Tierra y dos lineas más de memorias se escriben en su rostro arañado.

—Pues para ser el elegido, voy bien vapuleado—

El gruñido le ordena silencio, obediencia, el cachorro niño se acomoda cabizbajo mas, de reojo, no puede evitar mirar el vacío en el cielo estrellado.

¿Que es lo que extraño? se pregunta, una vez están los ojos cerrados.

Y duerme.

Y sueña.

Con su cuerpo desnudo cubierto de vello, del color de la nieve y de los ojos de la abuela, Se eleva, con suavidad pero velozmente va dejando poco a poco la Tierra. Estira los brazos y sus patas tan extrañas a los cielos, a esa fuerza que desde el vacío le llama.

Y despierta. El frío de la tarde le despierta, ya se ha movido la manada. Una de sus madres le llama y el cachorro niño parte tras ella. Las patas moradas por el hielo.

El cachorro niño cierra los ojos de frío rogando por algo que cubra su cuerpo con anhelo mientras el invierno cierra los ojos y voltea con desprecio.

Anuncios

4 thoughts on “El Renacer es frío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s