Cuarto Acto

La máscara llora sobre el escenario,
se ha quedado sola.
De su compañera nada queda,
ni un hueso, ni un rastrojo,
nada siquiera para afirmar que esta muerta.
Los demonios la han desgarrado
y luego han desaparecido,
a su furia, su rabia, sus miedos,
su compañera ha sucumbido.
Y con ella,
los sueños anhelados,
ahora olvidados,
empapados en llanto.
Ya no hay danza,
solo un melancólico paso,
de lado a lado,
arrastrado y consumido.
El bailarín, ido
yace del mundo perdido.

Una respuesta a “Cuarto Acto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s