Bombón de estrella.

Su envase era de oro
y de oro era el bocado,
que acababa entre tus labios,
después de haberlo probado.

Un bombón de alma suave,
de modales refinados,
de clase, estampa y porte,
y de pasiones arrebolados.

Suplicaba que le comiese,
de par en par su envoltura,
suplicaba intensamente,
antes que otro tomara su hermosura.

Apenas un rose,
nada fuerte,
apenas un toque en la frente.
No pude quitarle al otro,
el placer de su dulzura.

Y se fue, como siempre.
cerró su envoltura,
cambio de ébano el oro
y se olvido de la aventura.

Los perros no comen bombones,
menos cuando guardan una estrella dentro.

Anuncios

8 thoughts on “Bombón de estrella.

  1. Pues va a ser que una vez compré una caja con estrellas en su interior, porque el sinvergüenza de mi perro la abrió y se la comió en-te-ri-ta 😀 (lo que implicó que se pusiera malísimo, con vomitonas a los bestia, pero en fin)
    Por lo demás, una poesía muy tierna me ha parecido.

    Le gusta a 1 persona

      1. No, no tiene mucho que ver con tu ciclo de poemas sobre perros y lobos, lo sé, pero es que me ha venido a la cabeza el que casi se me muere por intoxicación bombonil… y solo llevaba en casa un par de meses desde que lo cogimos en la perrera 😦
        (Por fortuna, no pasó nada)

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s