Zilévo

Baila el demonio en su orilla,
en sus ojos la luz no existe,
una ausencia oscura,
ensombrecida por la privación,
de aquella luz que el mundo le negó.

Lleva ostentosas ropas,
pero es como si estuviera desnudo
porque solo tiene ojos
para aquellas que no son suyos.

A su ausencia fue creado,
cuando al abrir los ojos,
la vio antes de su partida,
reflejada en la superficie del lago,
dividida.
Y la imaginó compartida.
Por otros demonios adorada y temida.

Baila el demonio en su orilla,
los ojos antes cocidos, abiertos.
Baila atento,
de todo lo que los demás ostentan.
siempre a la espera,
de que su falta sea eterna,
para no verla con otros,
para que nadie más la adore.
Para que su recuerdo sea suyo,
antes que compartirla mejor muerta.

¿Volverá su luz a apaciguarle?
¿Se los llevará con ella?
¿O es que han venido para quedarse
para dominar al alma muerta?

Anuncios

7 thoughts on “Zilévo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s