No me mires así.

No me mires así,
tú sabias que iba a ser así,
ambos sabíamos que iba a doler.
Aún desde aquella vez,
en que te recogí en el desierto.
Recuerdo que pensé que habías muerto,
pequeña alada mía,
y entre mis manos te acuné.
Recuerdo que respiraste apenas,
un rayo céfiro de esperanza.

No me mires así,
tú sabias que iba a ser difícil.
Todas las horas que pasé cuidándote,
todo el tiempo invertido,
las noches que no he dormido,
velando por tu mejora,
por curar esa herida mortal,
que cruza tu pecho querido.

No me mires así,
te digo ahora que te levanto.
El aire en tus plumas
y en mis ojos llanto.
Para esto te he cuidado,
para que te eleves de nuevo,
para que alces el vuelo
y le des sentido a mis atenciones.
¡Ve! ¡vuela! llévate mis emociones,
desde los aires transformalas en canciones.

No me mires así,
tú sabias que así sería.
Mientras saco la saeta y apunto,
nuevamente a tu pecho la ballesta.
Como aquella vez primera,
cuando te herí en el desierto.
Te prometo que te cuidare de nuevo,
y te dejaré marchar como siempre,
y siempre te heriré luego de muerto
y comenzaremos de nuevo.

No me mires así,
ambos sabíamos que dolería.

Anuncios

7 thoughts on “No me mires así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s