Medallas vacías.

Se caerán sus dientes y rebotaran en el piso,
perlas envejecidas de edad contenida,
la sangre manará de su boca,
sus ojos perderán su brillo.
Ventanas apagadas, persianas cerradas,
por la mano del tiempo,
verdugo asesino.
Su aliento se hará pesado y
saldrá cansino,
del pecho herido.
Abrazando a su paso lo poco que queda,
de un corazón abatido.
El cuerpo del guerrero,
de aquel lucho con rabia,
que sacrifico cuanto tenía
por aquello que le importaba.
¿De que sirven las medallas?
¿De que sirven ante el tiempo y su batalla?
Lo diste todos por ellos, por tu pueblo.
Y ahora te debates herido,
abandonado,
la espada oxidada,
no sirve de nada,
cuelga olvidada,
junto a la cama.
¿De que sirvió el esfuerzo?
Cuando la batalla fue más terrible,
cuando parecía imposible.
Sólo ahí te diste cuenta.
de que estabas solo como siempre.
como un niño pequeño.
¿Y que hiciste?
Te armaste hasta los dientes, los que ahora vuelan lejos.
Pusiste un pie adelante y resististe,
al cruel paso del tiempo.
Yaces ahora, en tu fortaleza sentado,
los pies y las manos ensangrentados,
mientras el dragón de la vida,
demora y demora su herida,
herida lenta a veces,
pero letal, siempre.

 

Anuncios

2 thoughts on “Medallas vacías.

  1. Hermoso poema, sobre la futilidad vital. Aún así, mañana nos levantaremos para seguir viviendo.

    Para borrar cuando lo hayas leído:
    El verso —si no me equivoqué— 29 : Sólo hay te diste cuenta creo que debería ser : Sólo ahí te diste cuenta
    Fin de la parte a borrar

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s