Cuello arriba.

Heme aquí de rodillas,
con la frente pegada al piso,
Con la cola entre las piernas,
reprimiendo un gemido.

Perdóname, por favor te pido.
por favor olvida mis ladridos,
disculpa aquellos aullidos,
que lance sin haberlos sentido.

No soltaré un solo suspiro,
haced lo que quieras conmigo.
Mantendré mis garras guardadas,
mantendré los dientes escondidos.

Solo no me dejes aquí perdido,
en este sitio baldío.
Estas no son sombras amigas,
son demonios esperando un olvido.

Quédate aquí conmigo,
no me prives de tu brillo,
enciérrame, átame,  castígame,
déjame quedarme contigo.

Con el cuello arriba, te lo ruego,
a ti estoy sometido:
has lo quieras te lo pido.
Pero no abandones a un corazón canino.

2 respuestas a “Cuello arriba.

  1. Como gran amante de los perros, no puedo sino suscribir todas y cada una de las palabras de tu poema. Es terrible la congoja que siento al pensar en los innumerables de ellos que no tienen la suerte de gozar de una familia que les quiera como se merecen.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s